logo
See more

Cinco 'teorías de la conspiración' que fueron confirmadas en 2021

Dec 27, 2021

|

11:53 AM

Lo que una vez fue condonado como “teoría de la conspiración” ahora es la política del gobierno

featured post image

Por David Heller

2021 ha visto algunos eventos dramáticos en los intentos de los gobiernos de “combatir COVID”. Lo que una vez se consideró teorías paranoicas, ciencia ficción o ideas de película, se han convertido en parte de la vida a lo largo del pasado año. En 2020 experimentamos confinamientos, tests en masa y cubrebocas, y así continuó en 2021. Pero 2021 vio el surgimiento de nuevas medidas anti-COVID y nuevas revelaciones que reivindicaron lo que algunos llamaron teorías de conspiración, anteriormente relegadas en los aledaños de la red.

Pasaportes de Vacunación

Los certificados de vacunación o pasaportes de inmunidad alguna vez fueron descartados como teorías de conspiración paranoicas que nunca se implementarían a nivel nacional en sociedades libres. Pero como aprendimos en 2021, numerosos políticos y legisladores primero rechazaron la idea, solo para cambiar de rumbo e imponer el mecanismo invasivo y controlador, con el pretexto de querer abrir la sociedad de los confinamientos que impusieron anteriormente. A pesar de la falta de una base ética y epidemiológica para tal idea, los pases de vacunas arrasaron el mundo en 2021. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, se opuso a los pases nacionales de COVID a principios de año y los implementó a finales de año. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, también se opuso a los pasaportes de vacunación, calificándolos de “divisivos” a principios de año y luego los adoptó. Una historia similar se llevó a cabo en gran parte de los países desarrollados, lo que una vez se descartó como una teoría de la conspiración ahora es política del gobierno.

‘Campos de cuarentena COVID’

La idea de que los gobiernos estaban planeando construir zonas de cuarentena fue otro rumor que circuló en 2020.El temor era que el gobierno detuviera a las personas, incluso a personas sanas, en campamentos de reclusión; esto fue descartado por los medios de comunicación y los políticos como simplemente más 'desinformación'. A fines de 2020, el MPP Randy Hillier planteó preguntas en la legislatura de Ontario, en Canadá, sobre los campamentos. Lo abuchearon, vociferaron para que se sentara y su micrófono fue apagado. En Australia, se habló de los campamentos, pero solo para los viajeros: cualquiera que dijera que podían ser utilizados para los demás fue calificado de teórico de la conspiración y difusor de noticias falsas. Con el paso del tiempo, estos campamentos se construyeron y fueron abiertos tanto en Canadá como en Australia. Las instalaciones en Canadá no se usaron solo para viajeros o solo para personas que buscaban “aislarse voluntariamente”, sino que incluían a otros canadienses que fueron detenidos debido a su inobservancia a las regulaciones COVID.

Australia también construyó campamentos bajo los auspicios de ayudar a los viajeros a encontrar un lugar para aislarse, pero luego comenzó a detener a ciudadanos sin el debido proceso por violar las regulaciones de COVID. Hubo el caso de tres adolescentes que salieron de su estadía “voluntaria” en el campamento luego de ser detenidos, a pesar de haber dado negativo a la prueba COVID. Hayley Hodgson, quien en una entrevista describió cómo la detuvieron bajo amenaza de arresto y la llevaron a un campo durante dos semanas, a pesar de que no era paciente de COVID. Para hacer las cosas más dramáticas, se llamó al ejército de Australia para “ayudar” en el transporte de personas a los campos de cuarentena. Con los detalles aún confusos, los aborígenes hicieron un llamado de ayuda a la comunidad internacional. Lo que comenzó como una teoría salvaje en los márgenes de la red, se implementó más tarde y, podríamos decir, las autoridades abusaron de ella, ahora es un hecho: los campamentos COVID están aquí. Canadá ha decidido ampliar el programa y existen programas similares en Alemania y Nueva Zelanda.

Videos en Ingles

 

5G y COVID

Al comienzo de la pandemia, algunos especularon que COVID no existía y que la enfermedad fue causada y transmitida por 5G; esta especulación tuvo poca base y nunca se demostró que fuera cierta. Al mismo tiempo, a muchos les preocupaba que la radiación inalámbrica pudiera causar síntomas parecidos a los de la gripe, similares al COVID, o que la radiación pudiera deprimir el sistema inmunológico y hacer que las personas fueran más susceptibles al COVID. ¿La radiación de microondas enfermó a las personas con síntomas similares al COVID? Esta afirmación fue verificada y descartada como “infundada” ya que “no hay evidencia de que 5G sea dañino para los humanos”. La BBC, citando a un científico, calificó la afirmación de “auténtica basura”. La política COVID-19 de Facebook aún prohíbe tales afirmaciones en su plataforma.

Avance rápido hasta septiembre de 2021, cuando el Instituto Nacional de Salud (NIH) publicó un estudio que confirma simplemente que “la evidencia presentada aquí respalda la premisa de que WCR [Radiación de comunicaciones inalámbricas] y en particular 5G, lo cual implica la densificación de 4G, pudo haber exacerbado la pandemia de COVID-19 al debilitar la inmunidad del huésped y aumentar la virulencia del SARS-CoV-2”. Concretamente, estaba “amplificando la disfunción inmunológica, incluida la inmunosupresión, la autoinmunidad y la hiper inflamación” y “aumentando el Ca2+ intracelular esencial para la entrada del virus, replicación y liberación, además de promover vías proinflamatorias”. El estudio explica que ciertamente no es el primer estudio que concluye que la WCR puede causar daño corporal; “Durante décadas, los científicos de investigación independientes de todo el mundo han enfatizado los riesgos para la salud y el daño acumulativo causado por la WCR [aquí, aquí]. La evidencia presentada aquí es coherente con una gran cantidad de investigaciones establecidas”. Desafortunadamente, esta investigación aún no ha influido en los responsables de la formulación de políticas, mientras que los sistemas de comunicación inalámbrica continúan implementándose en todo el mundo.

Los Orígenes de COVID

Los orígenes del COV-SARS2 fueron simples en lo que respecta al sistema: el virus pasó de un animal (probablemente un murciélago) a un humano en el mercado mojado de Wuhan. Esta fue la evaluación realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de 2020. Para solidificar aún más la teoría del origen natural, un grupo de científicos publicó una declaración firme en The Lancet, diciendo que “condenan enérgicamente las teorías de conspiración que sugieren que COVID -19 no tiene un origen natural” y que los científicos “concluyen contundentemente que este coronavirus se originó en la vida silvestre”. Con el apoyo de la censura de las grandes compañías tecnológicas, esta teoría se estableció como la verdad indiscutible.

Para el 2021, la afirmación incuestionable de un origen natural comenzó a desmoronarse. David Asher, quien dirigió la investigación del Departamento de Estado sobre el asunto, reveló que varios trabajadores del Instituto de Virología de Wuhan fueron hospitalizados con una enfermedad muy similar a COVID aproximadamente un mes antes de que se identificara el nuevo virus. Un estudio fue escrito por Steven Quay y Richard Muller en febrero y luego publicado en el Wall Street Journal, examinó la secuencia de aminoácidos en el genoma del virus. Descubrieron que “en toda categoría de coronavirus que incluye CoV-2, la combinación CGG-CGG nunca se ha encontrado de forma natural” y concluyeron “La presencia de la secuencia doble CGG es una fuerte evidencia del empalme de genes y la ausencia de variedad en el brote público sugiere una aceleración de la ganancia de función. La evidencia científica apunta a la conclusión de que el virus se desarrolló en un laboratorio”.

En la cultura popular, la sospecha de una filtración de laboratorio se volvió más aceptable después de que el presidente Biden ordenara una investigación de la cuestión por parte de la Agencia de Seguridad Nacional, y el popular comediante Jon Stewart apareció en The Late Show. En una perorata humorística, dijo que es obvio sospechar del laboratorio ya que el nuevo virus apareció por primera vez en la misma ciudad que alberga un laboratorio que experimenta con virus. De los 27 científicos que firmaron el artículo de Lancet pidiendo la supresión de la teoría de la fuga de laboratorio, se descubrió que 26 tenían conexiones con el laboratorio de Wuhan en cuestión, al final del año, el editor de Lancet reconoció que existían intereses contradictorios significativos por parte de los autores.

Microchips en las personas

Las teorías sobre los nuevos esfuerzos de los gobiernos y las empresas de tecnología para rastrear a las personas han estado circulando durante décadas. Desde COVID ha habido dos teorías principales que involucran el concepto de implantar microchips en las personas. La primera es que la vacuna en sí contiene algún tipo de dispositivo de comunicación, esta teoría no ha demostrado ser correcta. La segunda teoría era que un pase de vacuna o RFID se implantaría en las personas y se usaría para mantener o restringir la libertad de movimiento de las personas. Esta teoría fue declarada falsa por Reuters en abril de 2020.

En noviembre de 2021, las autoridades suecas anunciaron que requerirán un comprobante de vacunación para ingresar a reuniones con más de 100 personas. Al mismo tiempo, una empresa sueca llamada DSruptive, que fabrica microelectrónica implantable, encontró una nueva aplicación para su producto. En lugar de llevar un pase de vacunación en papel o en una aplicación de teléfono inteligente, la empresa lo implantará directamente en la mano de la persona. El director gerente, Hannes Sjoblad, explicó cómo funciona el proceso en un breve video y cómo las personas lo encuentran más conveniente. Actualmente, los implantes no rastrean la ubicación de una persona ni transmiten ningún dato biométrico que no se haya colocado en el chip. Si bien las autoridades han permitido que los chips implantados se utilicen como certificado de vacunación, (todavía) no se han hecho obligatorios.

Las pandemias y las épocas de rápidos cambios sociales, inevitablemente despiertan sospechas y desconfianza sobre lo que está sucediendo. Si bien algunas teorías de la conspiración siguen siendo teorías, y es posible que nunca se demuestre que son ciertas, 2021 ha visto algunas revelaciones muy significativas que alguna vez se consideraron lejanas y altamente improbables, convirtiéndose en una realidad cotidiana.

Latest Posts

Most Popular

AFLDS logo

Support the cause

Donations raised will support our efforts to educate the American public and political leaders.