Israel introduce nuevas restricciones contra el COVID

Israel introduce nuevas restricciones contra el COVID

Download PDF

La semana pasada se vio un aumento en el número de positivos de COVID que resultó en un restablecimiento del “Comité de Corona”, cuerpo gubernamental facultado para imponer restricciones radicales a las actividades de los ciudadanos sin aprobación legislativa. Su primer decreto fue volver a imponer un requisito obligatorio de mascarillas en todos los sitios interiores a lo largo de todo el país a partir del mediodía del viernes pasado.

Este espectacular regreso a los mandatos de enmascaramiento se desencadenó después de que los nuevos “casos” diarios aumentaran a 228 durante los últimos días. Los expertos gubernamentales apuntan a la nueva variante Delta como un factor que contribuye al nuevo aumento. Además del mandato de mascarillas, el Ministerio de Salud cerró una escuela en Pardes Janah, redesignó la ciudad de Binyamina como “roja”, mientras que las dos ciudades costeras de Herzliya y Kfar Saba recibieron una designación “amarilla”. Todo esto a pesar de la alta tasa de vacunación de Israel y la situación estable de ocupación de los hospitales.

El mandato de la mascarilla se aplica a todos los espacios interiores excepto a la propia casa, o si un espacio de trabajo se comparte solo con otra persona. Todas las personas deben cubrirse la nariz y la boca en todo momento mientras estén en interiores. Se hacen otras excepciones para los niños menores de siete años que realizan actividades físicas o para aquellos que experimentan dificultades significativas al usar mascarilla. Esta excepción menos conocida también estuvo vigente durante el mandato anterior de usar mascarilla, pero ahora se está promoviendo en las redes sociales. Los israelíes se informan unos a otros de la exención y se recuerdan que no se puede prohibir la entrada a un lugar público por no poder usar mascarilla.

La reintroducción del mandato de la mascarilla es particularmente preocupante considerando el estudio de la CDC que encontró que la inmensa mayoría de las personas que contrajeron COVID usaban mascarillas y aún así se infectaron. Esto, además de los más de 35 artículos científicos que muestran que las mascarillas no afectan la transmisión viral, así como numerosos casos del mundo real, incluido Israel, que muestran que los mandatos de mascarillas no tuvieron ningún efecto en la transmisión de COVID.

El recién nombrado ministro de Salud, Nitzan Horowitz, quien también es el líder del partido de izquierda Meretz, en su primer día en el cargo elogió al Ministerio de Salud por sus acciones agresivas en su “lucha contra la corona”. El líder de izquierda aplaudió al sistema de salud pública por sus ideales socialistas, acreditando esos ideales por su éxito contra COVID.

Ahora está pidiendo que se vacunen más niños para reducir la propagación del último brote, a pesar del reconocimiento de la semana pasada por parte de la FDA de los riesgos para los jóvenes. El inventor de la vacuna de ARNm también pidió precaución la semana pasada, diciendo en una declaración reveladora: “No creo que los beneficios superen los riesgos en ese grupo”. Esto sigue la fuerte recomendación, hecha en mayo, por el consejo de expertos israelíes sobre la crisis de COVID contra la vacunación de personas menores de 30 años.

El sábado por la noche se vio a decenas de manifestantes frente a la residencia de Horowitz protestando por el nuevo mandato de mascarillas y la campaña de vacunación infantil.

Se informó que la Ministra de Educación y miembro principal del Partido Nueva Esperanza, Yifat Shasha-Biton, habría criticado las acciones de su propio gobierno incluso antes del nuevo mandato de la mascarilla, diciendo que “hay funcionarios en el Ministerio de Salud que están provocando deliberadamente la histeria para impulsar las vacunas para niños.”

Scroll to Top

Sharing a story can change the world.