Israel, datos de la “cuarta ola”: la vacunación no parece prevenir la infección

Download PDF

Por David Heller

Nuevos datos de Israel confirman que cuatro meses después de la vacunación masiva, el público vacunado se infecta con COVID aproximadamente al mismo ritmo que los no vacunados.

Con la “cuarta ola” de infecciones que comenzó en junio, la campaña de vacunación se somete a su primera prueba en el mundo real para combatir una nueva ola de COVID. Los resultados muestran que la vacunación siguiendo el protocolo de dos dosis de Pfizer no parece prevenir la infección.

Contraste de los casos positivos de COVID en Israel en los vacunados con 2 dosis vs la proporción de la población vacunada de acuerdo a la edad. Datos de Junio 6 – Agosto 28, 2021 (Se excluye los recuperados)

 

  1. https://data.gov.il/dataset/covid-19/resource/bd7b8fa9-7120-4e8d-933f-a1449dae8dad
  2. https://datadashboard.health.gov.il/COVID-19/general?tileName=vaccinatedByAge

[Los datos excluyen a los mayores de 70 años puesto que muchos comenzaron a recibir la tercera inyección]

 

Lo que ha quedado claro es que la población vacunada se infectó aproximadamente al mismo ritmo que la tasa de vacunación en un grupo de edad determinado, lo que significa que la vacunación no se correlacionó con una disminución de la infección. El sesgo de muestreo también es motivo de preocupación, ya que los no vacunados se someten a muchas más pruebas que los vacunados debido al Pasaporte Verde que requiere que los no vacunados sean evaluados para ir a eventos en lugares cerrados, restaurantes, etc. Esto indicaría que los no vacunados se infectaron en menor cantidad que los vacunados, sin embargo, dado que el Ministerio de Salud dejó de publicar el estado de vacunación de todos los que se hacen la prueba, se desconoce el grado en que el sesgo de muestreo es un factor.

Estos datos tienen amplias implicaciones políticas, incluida la decisión de Israel de iniciar la tercera inyección. Quizás lo más significativo es que los pasaportes de las vacunas se basan en la suposición de que la vacunación limita la propagación del virus, que no es el caso según lo que estos datos muestran.

Scroll to Top

Sharing a story can change the world.