Cuando los médicos pierden la orientación – Opinión

Download PDF

Por Caryn Lipson

Es hora de que los médicos recuperen su autonomía y comiencen a practicar la medicina correctamente.

¿Sabías que los médicos de todo el mundo están siendo silenciados si su opinión médica no se ajusta al pensamiento de su gobierno o de la corriente principal sobre el COVID-19 y la pandemia? En este inquietante video (abajo), una doctora australiana, a quien estaban entrevistando se le preguntó su opinión sobre las cuarentenas, no podía decir lo que pensaba o se metería en problemas. En cambio, leyó la declaración de opinión que había recibido del gobierno, explicando que no debe decir nada que contradiga al gobierno o perdería su trabajo.

Ella lee de la declaración de principios: “… cualquier declaración o consejos de salud que fomenten el contradecir la mejor evidencia científica disponible o busque socavar activamente la campaña nacional de inmunización, incluso a través de las redes sociales, no cuenta con el apoyo de las juntas nacionales y puede infringir los códigos de conducta y ser sujeto a investigación y posible acción regulatoria.

El entrevistador pregunta: “… ¿no puede decir nada que vaya en contra de los consejos de salud prescritos sobre el COVID-19 y la vacunación?

Dra.: “Sí”.

Entrevistador: “Pero ese renglón de que el asesoramiento de salud proviene de una parte política, proviene de un gobierno, no proviene [de una autoridad médica] …”

Dra.: “Así es”.

Uno se pregunta cómo ella, como médico y con la conciencia tranquila, puede seguir trabajando en estas circunstancias.

Este silenciamiento de los médicos es uno de los aspectos más preocupantes de la “pandemia” Corona. Como hemos visto de primera mano con la Dra. Simone Gold, Stella Immanuel y otros de America’s Front Line Doctors (AFLDS), a los médicos cuyo pensamiento no están acorde con la narrativa médica convencional se les dice que ya no tienen un lugar en la medicina; están marginados, deslegitimados, amenazados con perder sus trabajos (la Dra. Gold fue despedida de su puesto en el hospital) e incluso con perder la vida. No están incluidos en los principales medios de comunicación, excepto para ser llamados charlatanes que están impulsando la “desinformación”. Es por eso que los médicos que están expresando públicamente lo que piensan sobre el COVID-19 parecen ser una minoría.

Por más difícil que sea ser uno de los pocos que siguen su conciencia, la verdadera tragedia es que hay muchos más médicos, además de la doctora australiana que fue entrevistada, que no hablan, aunque saben que las vacunas están dañando y matando gente y que los confinamientos y las mascarillas son peligrosas y contraproducentes.

Esta es una situación muy preocupante y grave, ya que el silenciamiento de los médicos y la aparente aprobación de muchos profesionales médicos (incluidos los que sí creen en el gobierno y las autoridades de salud) significa que la práctica de la medicina está siendo alejada de los doctores.

En Israel, uno de los países altamente vacunados, se ha informado que el gobierno está sobornando a los administradores de hospitales para que oculten la verdad al público sobre la atención médica e incluso llego a decirles que no atiendan a los pacientes adecuadamente para que puedan atender a todos sus aparentemente muchos pacientes.

“Bajo el acuerdo [en el que el gobierno proporcionará personal adicional], los directores de los hospitales se comprometieron a no informar, no advertir y no dar entrevistas a los medios sobre la insuficiencia de los hospitales en cuanto al tratamiento de los pacientes con coronavirus en estado grave y con Respecto a otros pacientes en estado grave.

“… un alto funcionario del Ministerio de Salud dijo que, además de lo anterior, el gobierno también hizo una demanda sin precedentes, por primera vez, al Ministerio de Salud, “de bajar los estándares de atención médica para decir que podemos manejar el tratamiento de los pacientes con coronavirus y no entrar al confinamiento”.

“… “Estos acuerdos no son éticos y no son legales, y hay prioridad en timar al público… ”[1]

A pesar de estas graves implicaciones, todos han acordado ocultar la verdad.

¿Están los administradores del hospital cumpliendo con su deber para con sus pacientes y el público cuando no pueden decir la verdad ni hacer lo que es mejor para los hospitalizados? ¿Deberían permanecer en estas posiciones si tienen que mentir y reducir la atención al paciente para hacerlo? ¿Deberían los médicos y enfermeras que trabajan en estos hospitales seguir trabajando en tales circunstancias? ¿Se convierten también en cómplices?

Como atestiguan los médicos de AFLDS:

“En todo Estados Unidos, los médicos y enfermeras que están a la vanguardia de la lucha contra el coronavirus quieren compartir con el público lo que ven y oyen. Pero algunos temen que al hacerlo, los administradores de hospitales o las agencias de personal médico los castiguen o los despidan. Informes de prensa recientes documentan que muchas instituciones han advertido formalmente a los empleados que no se pronuncien, mientras que algunas ya han despedido a varios profesionales médicos [2].

La administración de Biden ha aumentado este miedo politizando aún más lo que debería hacer la medicina, al decirle activamente a las redes sociales qué médicos censurar por la “desinformación” de COVID.

Después de que un médico del Reino Unido fuera suspendido por negarse a vacunar a los pacientes, el Consejo Médico escribió a otros médicos recordándoles su deber ético en asuntos relacionados con COVID-19. “Los médicos deben continuar abogando por sus pacientes promoviendo activamente la orientación de salud pública”.

Incluso el BMJ (British Medical Journal) es culpable de silenciar a los médicos, de no dar voz a quienes dicen la “incómoda verdad”. Después de que el BMJ censurara (borrara) la carta de la consultora británica Dra. Polyakova al editor, surgieron más revelaciones sobre la censura y las amenazas contra quienes disienten “. [3]

Los hospitales incluso han sacado a pacientes de las listas de trasplantes por rechazar la vacuna COVID. Uno de esos pacientes, que había estado esperando un trasplante de corazón, citó eventos cardíacos relacionados con la vacuna como su razón para no ponersela. El hospital no cambió su postura. [4] Otro hospital se retractó y decidió restablecer los trasplantes para sus pacientes no vacunados después de recibir muchas reacciones negativas. [5]

Los médicos que en algún momento se comprometieron a ayudar a los pacientes, ahora mienten y engañan a sus pacientes y al público, y se someten a políticas públicas y directivas políticas, en lugar del cuidado hacia el paciente. ¿Cómo puede la medicina continuar cuando los médicos ya no pueden tratar adecuadamente a sus pacientes? ¿Cómo hemos llegado a un lugar tan terrible?

Es posible que muchos médicos se sientan confundidos acerca de cuál es realmente su función.

Un informe sobre el uso de mascarillas explica que los médicos:

“… Tienen un papel de liderazgo en el apoyo a las autoridades en la lucha contra una pandemia. Por otro lado, los médicos deben, de acuerdo con la ética médica, proteger los intereses, el bienestar y los derechos de los pacientes de terceros [sic] con la atención necesaria y de acuerdo con el estado reconocido de los conocimientos médicos” [6].

Esto nos plantea una pregunta evidente: ¿Desde cuándo es el papel de un médico apoyar a las autoridades? Si apoyan a las autoridades, entonces actúan como defensores de las políticas públicas y no como médicos. Los dos roles son mutuamente excluyentes.

Para aquellos médicos que están confundidos, la Asamblea Médica Mundial (AMM) no deja ninguna duda sobre el rol y las obligaciones del médico.

Según la AMM, la política y las políticas públicas no tienen cabida en la atención al paciente. Se supone que los médicos deben evitar que esto suceda.

La Declaración de Lisboa de la AMM sobre los derechos del paciente, que fue reafirmada en abril de 2015, tiene como preámbulo (énfasis agregado):

“La relación entre los médicos, sus pacientes y la sociedad en general ha experimentado cambios significativos en los últimos tiempos. Si bien un médico debe actuar siempre de acuerdo con su conciencia y siempre en el mejor interés del paciente, se debe hacer el mismo esfuerzo para garantizar la autonomía y la justicia del paciente. La siguiente declaración representa algunos de los principales derechos del paciente que la profesión médica respalda y promueve. Los médicos y otras personas u organismos involucrados en la provisión de atención médica tienen la responsabilidad conjunta de reconocer y defender estos derechos. Siempre que la legislación, la acción gubernamental o cualquier otra administración o institución niegue a los pacientes estos derechos, los médicos deben buscar los medios adecuados para asegurarlos o restaurarlos”. [7]

Esto significa que los médicos abogan por su paciente, no por la política pública, incluso si se llama política de salud.

El preámbulo de la Declaración de Córdoba de la AMM sobre la relación médico-paciente de octubre de 2020, reitera su Declaración de Ginebra, el Código Internacional de Ética Médica y su Declaración de Lisboa sobre los Derechos del Paciente e incluye estas recomendaciones, entre otras (énfasis agregado):

  • Exhortar a los miembros constituyentes y a los médicos individuales a preservar esta relación como el núcleo fundamental de cualquier acción médica centrada en una persona, defender la profesión médica y sus valores éticos, incluida la compasión, la competencia, el respeto mutuo y la autonomía profesional, y apoyar el cuidado centrado en el paciente;
  • Reafirmar su oposición a la injerencia de gobiernos, otros agentes y administraciones institucionales en el ejercicio de la medicina y en la relación médico-paciente;
  • Reafirmar su dedicación a brindar un servicio médico competente con total independencia profesional y moral, con compasión y respeto por la dignidad humana [8].

¿Cómo pueden los médicos recuperar la práctica adecuada de la medicina y su integridad?

Aquí hay algunos que ya lo han hecho.

AFLDS, desde el inicio de la crisis del COVID-19, ha demostrado cuáles son las obligaciones de los médicos y hasta dónde están dispuestos a llegar para defender su vocación al decir la verdad sobre lo que ven desde las escaleras del edificio del Capitolio en Washington, D.C. A pesar de la burla, a pesar de que su sitio web fue tumbado, han perseverado porque sus pacientes son lo primero.

Otro grupo de médicos que ahora está haciendo lo mismo son los 23.000 médicos alemanes (44% de todos los médicos alemanes) que han dejado de vacunar. Esto está provocando que 11 de los 16 estados cierren todos o la mayoría de sus centros de vacunación para fines de septiembre de 2021. Los centros de vacunación en otros estados están funcionando por debajo de su capacidad.

Incluso los médicos solitarios, cuya conciencia no les permite ejercer la política pública, se han pronunciado. Entre los muchos médicos que continúan hablando públicamente, sin dejarse silenciar, se encuentran Michael Yeadon, Geert Vanden Boache, Sheri Tenpenny, Robert Malone y Vladimir Zev Zelenko, quienes han recibido amenazas de muerte, o el médico del Reino Unido, Samuel White, quien abandonó su consultorio debido a las mentiras. [9]

La única forma en que los médicos pueden reclamar su derecho a ejercer la medicina como mejor les parezca, [10] como lo demostraron los médicos mencionados anteriormente, y como lo describe la AMM, es reclamarlo en masa.

Si los médicos continúan permitiéndose ser silenciados, o permiten que los médicos que piensan de manera diferente a ellos sean silenciados, [11] la medicina seguirá sujeta a la política de salud pública, los médicos seguirán recibiendo órdenes de los burócratas y políticos, y no habrá más atención médica verdadera. Las licencias médicas se convertirán en nada más que una licencia para hacer lo que le digan las personas que tienen otras prioridades.

Hay fuerza en los números. Ahora es el momento de que los médicos sean fuertes.

 

Notas a pie de página:

1] Arutz Sheva staff. “Secret Agreement: Silence In Exchange For Additional Staff”. Israel National News, 2021, https://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/311617. Accessed 22 Aug 2021.

[2] .” Friedersdorf, Conor. “Hospitals Must Let Doctors And Nurses Speak Out”. The Atlantic, 2020, https://www.theatlantic.com/ideas/archive/2020/04/why-are-hospitals-censoring-doctors-and-nurses/609766/

[3] “UK Docs And Nurses Speak Out, Get Censored, Then Threatened”. Alliance For Natural Health International, 2021, https://www.anhinternational.org/news/uk-docs-and-nurses-speak-out-get-censored-then-threatened

[4] Fairbanks, Cassandra. “Washington Hospital Removing Patients From Transplant List For Being Unvaccinated”. The Gateway Pundit, 2021, https://www.thegatewaypundit.com/2021/08/washington-hospital-removing-patients-transplant-list-unvaccinated/.

[5] Brennan, James. “Beaumont Reject Advice From Doctors To Refuse Life Saving Organ Transplants For People Who Have Not Had COVID-19 Jab”. Theliberal.Ie – Our News, Your Views, 2021, https://theliberal.ie/beaumont-reject-advice-from-doctors-to-refuse-life-saving-organ-transplants-for-people-who-have-not-had-covid-19-jab/

[6] Kisielinski, Kai et al. “Is A Mask That Covers The Mouth And Nose Free From Undesirable Side Effects In Everyday Use And Free Of Potential Hazards?”. International Journal Of Environmental Research And Public Health, vol 18, no. 8, 2021, p. 4344. MDPI AG, doi:10.3390/ijerph18084344.

[7] “WMA – The World Medical Association-WMA Declaration of Lisbon on The Rights of The Patient”. Wma.Net, 2021, https://www.wma.net/policies-post/wma-declaration-of-lisbon-on-the-rights-of-the-patient/

[8] “WMA – The World Medical Association-WMA Declaration of Cordoba on Patient-Physician Relationship”. Wma.Net, 2021, https://www.wma.net/policies-post/wma-declaration-of-cordoba-on-patient-physician-relationship/

[9] The Phaser. “UK DOCTOR SAMUEL WHITE RESIGNS DUE TO “ALL THE LIES” – The Phaser”. Thephaser.Com, 2021, https://thephaser.com/2021/07/uk-doctor-samuel-white-resigns-due-to-all-the-lies

[10] It doesn’t matter whether or not you believe in vaccines, or HCQ, or Ivermectin, makes, or lockdowns, this is about a doctor’s ability to practice individualized medicine without interference by administrators, bureaucrats, politicians, or even other doctors.

[11] A good example is this article featured in Medscape: Shouldn’t Docs Who Spread False COVID-19 Info Lose Their Licenses? Be sure to read the comments. “Shouldn’t Docs Who Spread False COVID Info Lose Their Licenses?”. Medscape, 2021, https://www.medscape.com/viewarticle/956796?src=WNL_bom_210822_MSCPEDIT&uac=120134HX&impID=3581608&faf=1

Scroll to Top

Sharing a story can change the world.